HOTELEROS: Gestores de gastos y no de ingresos.

DUBITATIS by Chema Herrero

Captura de pantalla 2017-11-13 19.50.36

 El uso de ratios  como el REVPAR en gran parte de la hotelería   es  pura anécdota . No son muchos,  lo que  actúan en base al REVPAR y si en función de la ocupación del hotel o de los ingresos OTB  que tenemos .

Del mismo modo  resulta muy complicado encontrar hoteles que  cuenten con  3 KPI de control , como el  presupuesto ,  los datos del año anterior de cierre  y   un  forecast vivo.

Son una “rara avis” aquellos que  funcionan con  el GOPPAR  como ratio  real para valorar  la rentabilidad de su hotel y para incluirlo en la toma de decisiones diarias.

¿ Que nos demuestra esto?   Algo que  resulta más que evidente y es que  la hotelería  Española  es una excelente gestora de los gastos y una mala gestora de los ingresos en términos generales .

Seguro que  en alguno de los siguientes casos, podrías  verte…

Ver la entrada original 549 palabras más

Anuncios

Democracia Directa (José A. Marina)

Interesante artículo de J.A. Marina.

Democracia directa. En nuestras plazas se grita «democracia directa». La petición suele aparecer siempre que se desconfía de la «representación» política. Resurge el ideal ateniense, basado en la isonomia y la isegoria, igualdad ante la ley e igualdad en el uso de la palabra. Pero cuando las comunidades se hicieron más amplias no fue posible escuchar a todos. Además, al hacerse más complejas las tareas de gobierno, la opinión de los ciudadanos no era siempre de fiar, porque la unanimidad de los deseos podía chocar con las limitaciones de la realidad. ¿Quién no votaría a favor de que todos los ciudadanos tengan casa, trabajo y salud? Ahora es técnicamente posible una democracia directa digital. Pero ¿sería políticamente eficaz? Los «padres fundadores» de la democracia americana, gente muy curtida en asuntos vitales, desconfiaban radicalmente de la democracia directa. Los ciudadanos tienen que hacerse representar por personas competentes. El voto, que supone una «donación de poderes», se basa en la idea de que el representante va a defender los intereses de los representados. Esta idea chocó con otra: aunque los representantes elegidos representen a sus electores, el conjunto representa la «voluntad de la nación». Pero las naciones no tienen voluntad. La «representación» es el tema más espinoso de la democracia y es, por lo tanto, el que necesita una reflexión más urgente. ¿Qué poderes he dado a mis representantes en el momento de votarlos? ¿A quién representan?

IDEAS

JOSÉ ANTONIO MARINA CRONICA| Pág. 13

29/05/2011