Por los puertos de la Sierra de Grazalema

Evidentemente hay más puertos de carretera en la Sierra de Cádiz, pero estos dos son los de más altitud de la provincia. Estamos hablando del Puerto de las Palomas (1.189 m) y del Puerto del Boyar (1.103 m).

Hice la ruta en moto. Tenía ganas de hacerla con la cámara, disfrutando detenidamente del paisaje que, al ir conduciendo, nunca te fijas del todo (como debe ser).

Moto por Las Palomas0003

Benamahoma

Desde Prado del Rey tomamos la A-373 hasta El Bosque. Subiendo por la carretera A-372 dirección a Benamahoma nos encontramos con una serie de curvas ciegas enlazadas y muy divertidas. Merece la pena abrir la visera del casco para disfrutar del olor de los pinos, que las cubren en muchos tramos y nos sumergen en un paisaje frondoso y fresco. Es los tramos orientados al norte y sombríos hay que tener cuidado con los resbalones en invierno. Esta precaución debemos tenerla presente en todo el trayecto. Pasamos por el acceso a los despegues de alas delta y parapentes, muy conocidos en el mundo del vuelo libre junto con Algodonales.

 

 

Dejamos Benamahoma a la izquierda y llegamos a una de las curvas más bonitas del trayecto: la curva del “molino del susto”. Los largos chopos junto al trazado generan un juego de sombras y brillos que contrastan con la montaña detrás, poblada de quejigos y monte bajo, espeso y frondoso, con una paleta de verdes y ocres en otoño digno de una pintura paisajista.

En unos kilómetros llegamos a la fuente del Descansadero y los Llanos del Campo. Zona recreativa con aparcamiento en la que podemos observar la flora típica de bosque mediterráneo que nos acompaña casi todo el recorrido. Llegamos a la curva de los pinsapos. Es una curva flanqueada por dos impresionantes pinsapos a pie de carretera.

Subida al Puerto del Boyar

Subida al Puerto del Boyar

Continuamos ganando altitud y notamos cómo cambia el paisaje, que se vuelve más rocoso. Pasamos por el acceso al sendero que sube al Torreón, la cima de la Sierra del Pinar, y se nos abre el paisaje por la derecha , la carretera transcurre por la ladera de la montaña, permitiéndonos observar con más claridad la magnitud del macizo montañoso por el que circulamos. En este trayecto, hasta la cima del puerto y en el entorno de la fuente de los chopos, se pueden observar en la ladera las cabras monteses pastando cerca de la carretera.

Culminamos el Puerto del Boyar desde el que podemos observar todo el valle con el “Salto del Cabrero” como protagonista del escenario. Esta formación geológica es un espectacular corte en la roca y su nombre proviene de una antigua leyenda que cuenta cómo un pastor de cabras lo saltaba de un lado al otro con un cántaro lleno de leche sin derramar una sola gota. En noches claras es posible distinguir las luces de las ciudades de la bahía de Cádiz. A pocos metros del mirador tenemos un merendero desde donde parten varios senderos y junto al que se encuentran las fuentes del río Guadalete.

Moto por Las Palomas0023

Salto del Cabrero

Moto por Las Palomas0006

Vista desde el Puerto del Boyar

 

 

 

 

 

 

Bajando unos 3 km. encontramos el cruce con la CA-531 con dirección a Zahara de la Sierra pero primero vamos a Grazalema a la que llegamos viendo el pueblo desde arriba y contemplando sus tejados rojos intercalados del blanco de la cal de sus paredes. Desde el tramo de carretera que transcurre por encima del pueblo vemos el detalle de la presa del Fresnillo desaguando, no en vano se habían registrado 300 l/m2 en los días anteriores. Ya en el pueblo vemos la distribución de sus calles y plazas con innumerables rincones adornados con macetas de colores que contrastan con el blanco de las paredes. Aquí podemos probar los dulces típicos como los amarguillos y los cubiletes. Desde la plaza de España, siguiendo por la calle del Agua, llegamos a un mirador desde el que se observa el Peñón Grande, nacimiento del río Guadalete.

IMG-20130925-00501

Plaza de España de Grazalema

Moto por Las Palomas0037

Grazalema

 

 

 

 

 

 

Volvemos para tomar el camino de nuestro segundo puerto. Lo primero que nos llama la atención es la panorámica que encontramos, a los pocos metros, del embalse del Fresnillo. Este embalse abastece de agua a Grazalema, Villaluenga y Benaocaz. Es paradójico que en el pueblo donde más llueve de toda la península tenga que abastecerse con un embalse. Esto es debido a la composición caliza de la sierra que hace que el agua de lluvia se filtre a niveles más bajos y, por lo tanto, los manantiales estén a menor altitud.

Unas curvas más adelante encontramos, a la izquierda, el aparcamiento y acceso al sendero del Pinsapar. Este sendero atraviesa el mayor bosque de Pinsapos de Europa, declarado Reserva Integral de la Biosfera por la UNESCO, y llega a Benamahoma.

Moto por Las Palomas0069

Puerto de Las Palomas

 

 

Moto por Las Palomas0039

Puerto de Las Palomas

 

 

 

 

 

 

 

Culminamos el Puerto de las Palomas desde donde disfrutamos de la privilegiada panorámica. Desde el mirador, al norte se pueden ver de izquierda a derecha la Garganta VerdeAlgodonales, la Sierra de Líjar y el monte Prieto. Hacia el sureste se distingue el Tajo de Ronda y la Sierra de las Nieves al fondo. En primer plano tenemos la formación de La Aguja. Detrás, desde el fondo del valle y a la derecha, vemos el Valle de Guadares, el Puerto de los Alamillos y la Sierra del Endrinal (con el Reloj y el Simancón) entre otras cimas. A estas altitudes es posible ver el vuelo de los buitres leonados desde arriba y pasando muy cerca de nosotros.

Moto por Las Palomas0042

La Aguja con la Serranía de Ronda al fondo

Moto por Las Palomas0059

Buitre sobrevolando un Pinsapo

 

 

 

 

 

 

A partir de ahora, tenemos una larga bajada hasta Zahara de la Sierra,  con curvas imposibles y paisajes espectaculares que nos hacen parar a cada momento para exprimir nuestra cámara de fotos. A medida que descendemos tenemos distintas panorámicas del embalse de Zahara-El Gastor hasta que, ya al final del descenso, podemos ver la silueta de la Torre del Homenaje del castillo de Zahara. Del castillo solo queda la torre, a la que se puede subir para disfrutar de una panorámica de 360º del paisaje.

Camino de Zahara0020

Zahara de la Sierra

IMG_2233

Torre del Homenaje en Zahara de la Sierra

 

 

 

 

 

 

Desde Zahara tomamos la carretera CA-8102 en dirección a Prado del Rey. Se trata de una carretera comarcal por la que debemos circular con precaución a la vez que disfrutaremos de distintas panorámicas de la sierra.

 

Anuncios

Del Turismo Rural y los “bichos”

“¡Que nos vamos de turismo rural! ¡Nos vamos al campo, a pasar unos días!”

Esta es una expresión muy común en cualquier ciudad. Familia o grupo de amigos, con ganas de aire puro, naturaleza y relax. Hartos de cemento y hormigón, tráfico y semáforos, ruido y contaminación….

“Nos alquilamos una casita rural en el campo, con su piscina, su barbacoa y unas vistas de la montaña (o del rio, o del castillo) y pasamos unos días lejos del mundanal ruido”

“Antes iremos a la tienda de la ropa de montaña -con nombre de prueba de atletismo y hache intercalada- y nos equipamos hasta el gorro de todo lo necesario para ir a un entorno hostil”. Botas (de sherpa del Himalaya), ropa (de Indiana Jones o de Juanito Oiarzabal), gadchets varios como linternas (por si la electricidad no ha llegado), navajas multiusos (para contratiempos salvajes), gps cargados con las rutas (que están marcadas por todos los que han pisado antes, incluida la basura que algunos dejan), etc. por si llegamos “Al filo de lo imposible” o nos encontramos con los de National Geographic.

Así, llegamos al destino. La casa super equipada, hasta con “rural wifi” -porque, estar lejos del “mundanal ruido” no significa que no estemos conectados permanentemente con todo el mundo-. Todo perfecto hasta que, ¡ay!, ¡hay bichos por todas partes! Y empiezan las reclamaciones: “¡Nadie nos ha comunicado que en el campo había avispas! ¡Ni salamanquesas! Ni hormigas, ni moscas, ni lagartijas, ni … . Pero qué esperaba, ¿pensaba que íbamos a “barrer” el campo para usted?

Señores habitantes de la ciudad, ciudadanos: ¡en el campo hay bichos! Unos más grandes que otros, pero hay muchos bichos. Lo que usted ve en los documentales, existe en realidad, no muy lejos del cartel de “Límite de tarifa”. No es que en los pueblos vivamos como Frank de la Jungla, ni llevemos esas alpargatas de goma con calcetines, ni esas camisetas llenas de mugre. No cohabitamos con serpientes, leones, elefantes, ¡no!. Pero sí estamos habituados a insectos, invertebrados, animales domésticos, etc. que son autóctonos de nuestro entorno y necesarios para el ecosistema. ¡Muy necesarios para el equilibrio del ecosistema! Los pajaritos tan bonitos que tanto nos gusta observar y fotografiar, comen los insectos que a usted tanto asco le dan (o miedo, o lo que sea). Y así con todos los animales.

Fuera de ese entorno en el que habita llamado ciudad, con árboles embutidos en el suelo rodeados de hormigón, parques con vegetación y pajaritos enjaulados por edificios mucho más altos y feos, hay otro mundo “salvaje” del que procede casi todo lo que usted come y bebe. No deja de sorprenderme el desconocimiento, sobre todo de los niños, de la procedencia de los alimentos que consumen: no ven la relación entre un vaso de leche y una vaca, o un olivo y el aceite que ponen a la ensalada.

Si no lo sabía, siento comunicarle que el Turismo Rural es así. Si le da miedo de este “maravilloso entorno natural” mejor que no venga al campo. Vaya a un Zoológico y páselo bien. Porque no vamos a exterminar la vida rural para que usted se sienta cómodo. No vamos a eliminar nuestro envidiado hábitat natural. Queremos poder seguir disfrutando de esos insectos, aves, invertebrados, del aire puro, de nuestras maravillosas vistas, del color del campo en cada estación del año, de la tranquilidad de la vida en un pueblo, sin estrés, ni prisas, ni embotellamientos de tráfico. No lo podemos cambiar porque hay mucho vecinos suyos que aman exactamente lo mismo que yo: la NATURALEZA, todas con mayúsculas.

Ruta Invernal el Desafío 2014 by moterosgaditanos

Vaya lío que están montando nuestros amigos del MotoClub Moteros Gaditanos y algún poblaor (Ismael)

Todo un desafío para una población como Prado del Rey, que acogerá a más de trescientas motos con sus correspondientes moteros, dispuestos a afrontar todo un desafío que les llevará a Córdoba siguiendo una ruta sorpresa.

Esperemos que Prado del Rey y la Sierra de Cádiz deje un buen sabor de boca a los que no la conocen y que todos disfruten con esta prueba que cada vez atrae a más participantes.

Ráfagas a todos.

 

 

¿Por qué viajar en moto?

Miquel Sislvestre en Prado del Rey

¿Por qué viajar en moto?

“…Una vez que te engancha el motociclismo, estás atrapado para siempre. Es posible que por miedo, por presión familiar o por responsabilidades mal entendidas dejes de montar, pero lo cierto es que siempre lo echarás de menos. Es una adicción más. El que monta lo sabe; el que no lo hace no lo entenderá jamás…”
“-El viaje en moto es una de las últimas aventuras reales que quedan. Un automóvil es una caja en la que uno se aísla del exterior, pero sobre una motocicleta uno es el exterior. No hay barreras entre tú y el paisaje; sobre ti golpeará la lluvia, el viento y el sol. Claro que te cansarás antes y estarás expuesto a graves riesgos. Pero serás ágil. Serás centauro, caballero y nómada de corta impedimenta. No cargarás más que con lo imprescindible y aprenderás a renunciar a lo accesorio…”

Miquel Silvestre
Un millón de piedras (Ed. Barataria, pág. 40)

Como no podría ser de otra forma, lo suscribo todo…

Ráfagas a todos!  \/